Qué es la Disfagia?

 

 

La disfagia es un obstáculo para tragar o masticar, o la sensación de bloqueo de los alimentos, que se siente en la boca, la garganta o la faringe. Se estima que aproximadamente el 20% de las personas mayores de 55 años padecen una forma moderada o grave de disfagia. Una persona traga diariamente unas 1000 veces para transportar alimentos, bebidas y saliva desde la boca hasta el estómago. La deglución efectiva, por lo tanto, permite que el cuerpo satisfaga adecuadamente sus necesidades nutricionales (sólidas y líquidas). Esto debe hacerse sin poner en peligro el tracto respiratorio (tráquea, pulmones).

 

Las cuatro fases de la deglución

 

phase préparatoire orale

Fase preparatoria oral

En la primera fase, la fase preparatoria oral, la comida se lleva a la boca, si es necesario, se mastica, se mezcla con saliva y se forma en un tazón de comida (porción lista para tragar, de color azul en la presentación). La fase preparatoria oral se dirige de manera voluntaria, es decir, podemos mantener el bolo alimenticio en la boca o masticarlo el tiempo que se desee.

 

 


phase de transport orale

Fase de transporte oral

Durante la segunda fase, llamada fase oral, la lengua transporta el bolo alimenticio presionando el paladar desde frente hacia atras, hasta la garganta (farigne). Tan pronto como el bolo alimenticio llega a la parte posterior de la lengua (Aproximadamente a la altura de los pilares del paladar blando / a lo largo de los años entre la cavidad oral y la epiglotis) se desencadena la siguiente fase.

 


la phase pharyngée

Fase faríngea

La fase faríngea es principalmente refleja. Además de una gran cantidad de actividad motora, el curso de la deglución está modulado por reacciones sensoriales permanentes. Es decir, la programación de la deglución se adapta a factores externos como el tamaño o la textura del bolo (líquido o solído).

El paladar blando se eleva para cerrar las fosas nasales de modo que ninguna parte del bolo llegue a la nariz. El bolo alimenticio avanza por la faringe hacia el esófago. También debe evitar que parte del bolo ingrese a las vías respiratorias. Esto da como resultado una elevación de la laringe, una disminución de la epiglotis en la entrada de la laringe y un cierre de las bandas ventriculares y las cuerdas vocales. Como resultado, la respiración se interrumpe durante aproximadamente un segundo. Al mismo tiempo, se abre la entrada al esófago.


la phase œsophagienne

Fase esofágica

En la cuarta fase de la deglución, la fase esofágica, el bolo alimenticio progresa a través del esófago hasta el estómago por ondas peristálticas. Además del extremo superior e inferior del esófago, el esfínter se abre a tiempo y, por lo tanto, permite el paso del bolo. El transporte del bolo alimentario a través del esófago se realiza por reflejo y dura, de acuerdo con la textura del bolo alimentario y de la edad de la persona, entre 2 y 20 segundos.

 



Los Signos de una Disfagia

 

Los trastornos de la deglución no siempre son fáciles de detectar. Pueden desarrollarse lenta o rápidamente, a raíz de la enfermedad subyacente. Una disfagia no diagnosticada puede tener consecuencias graves, la detección temprana es muy importante. Los expertos señalan la distinción entre los síntomas directos e indirectos que se pueden observar al tragar o durante la comida.

Síntomas directos:

  • tos frecuente y aclaramiento de garganta
  • cambio en la voz con una entonación «húmeda»
  • respiración dificultosa o «gorgoteo»
  • sensación de comida atorada en la garganta / sensación de que algo anda mal, el «hoyo malo»
  • Disminución del suministro de oxígeno y, en consecuencia, coloración azul de los labios y la cara

Los síntomas indirectos incluyen:

  • aumento de la congestión del tracto respiratorio inferior
  • Aumento confuso de la temperatura o fiebre
  • bronquitis o neumonía
  • pérdida de peso involuntaria

 

Causas de disfagia

 

Muchas patologías pueden provocar una disfagia. Una enfermedad neurológica es la causa más común. La disfagia puede aparecer como resultado de apoplejía en lugar de trauma craneoencefálico. Otras enfermedades neurológicas como la Enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o tumores cerebrales provocan la aparición insidiosa de este trastorno de la deglución. Miastenia severa, meningitis y ciertas enfermedades musculares como polimiositis o las distrofias musculares también pueden provocar una disfagia. Además de las causas neurológicas, una intervención quirúrgica, especialmente a nivel de vértebra o un tumor cervical o en el área de la boca, cuello o cabeza pueden causar disfagia.

 


 

Consecuencias de la disfagia

 

Un trastorno de la deglución a menudo resulta para las personas que lo experimentan frustración o aislamiento social. Están sufriendo porque ya no pueden comer su comida favorita o están avergonzados, por su tos constante, de comer o beber en la sociedad. La disfagia también puede tener un impacto significativo en el plano físico.

Las posibles consecuencias son:

  • Desnutrición, si la nutrición ya no es la adecuada o está mal equilibrada. La desnutrición, a su vez, puede influir en el sistema inmunológico o en la cicatrización de una manera negativa.
  • Deshidratación, si el cuerpo no absorbe suficiente líquido, por ejemplo, por miedo a tragar o porque beber le toma demasiado tiempo.
  • Aspiración / caminos falsos: cuando la comida, el líquido o la saliva ingresan a las vías respiratorias. Esto puede conducir a una infección pulmonar (neumonía por aspiración) y, por lo tanto, a graves riesgos para la salud.

 

(*Source: www.dysphagie.ch)


 

Gestos simples

 

CONSEJOS PARA MINIMIZAR LAS ASPIRACIONES

  • La posición ideal para comer es: sentado, con los pies cuadrados en el suelo, la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante.

  • Tome bocados pequeños, haciendo pausas entre cada bocado.

  • Come despacio y mastica.

  • Evita hablar mientras comes.

  • Si después de tragar, hay comida en la boca, trague varias veces vacía.

  • Haga un cuidado bucal después de cada comida.

  • Después de cada comida, espere al menos 20 minutos antes de acostarse (para evitar el reflujo).

BEBIDAS

  • Bebe tanto como puedas.
  • Tener la boca demasiado seca no ayuda a tragar. Además, beber ayuda a hidratar la boca y a prevenir el crecimiento bacteriano.
  • Elija bebidas «estimulantes» para tragar: calientes o frías, gaseosas, con sabor o naturalmente espesas (por ejemplo, jugo de fruta). El agua plana (insípida, neutra) es la más propicia para caminos falsos.
  • Tome un sorbo a la vez (pequeños sorbos aparte). Tome descansos entre sorbos.
  • Dobla ligeramente la cabeza hacia adelante (mete la barbilla) al tragar.
  • Mejor que el vaso esté bien lleno (para evitar tener que volver a colocar la cabeza).